Ser emprendedor no es algo para todo el mundo.

Se necesita mucho más que el deseo de ser tu propio jefe, de ser dueño de tu tiempo o querer ganar mucho dinero para llegar a ser considerado emprendedor. O dicho de otra forma, el emprendimiento como estilo de vida, requiere principalmente de un propósito que le dé sentido a lo que haces, más allá del dinero y los lujos. El emprendimiento tiene grandes beneficios, como no tener un horario establecido o tener que responderle a una persona por lo que hiciste o dejaste de hacer. No obstante, el emprendedor tiene claro que este estilo de vida requiere un alto gran de convicción, de responsabilidad y sobre todo de una tolerancia inimaginable al fracaso que le ayude a soportar los momentos difíciles (que, con toda seguridad, serán muchos).

1. Tienes iniciativa propia:

El emprendimiento requiere de una enorme iniciativa propia. No vas a tener a alguien encima diciéndote que tienes que entregar el trabajo, tampoco un reloj indicándote cuando puedes levantarte de tu escritorio…No necesitas esta presión, tú ya la tienes. Tú entiendes que eres responsable de tus objetivos y de lo que quieres lograr, así que no necesitas que alguien te vigile para que tú cumplas con las obligaciones. Tú mentalidad emprendedora te permite saber hacia dónde quieres ir y la manera cómo piensas hacerlo. Y más importante aún, no descansarás hasta que lo logres.

2. La pasión es indispensable:

El emprendimiento como estilo de vida requiere, obligatoriamente, de tu pasión. No alcanzas a imaginar todo lo que puedes lograr con este simple detalle. La pasión te hace soportar los momentos difíciles, la presión de no lograr los objetivos, la incertidumbre, la desconfianza y la poca fe de tus familiares y amigos…La pasión constituye un pilar fundamental de éxito, ya que es la que te sostiene cada vez que quieres renunciar. Por todo esto y más, si tienes una pasión definida, habrás cumplido con un requisito indispensable para convertirte en un emprendedor exitoso.Si aun no tienes claro cual es tu pasión, aquí tienes 4 maneras de encontrar tu pasión y la carrera que amas.

3. Te gusta estar con las demás personas:

El emprendedor más que ser un entusiasta y un soñador, debe ser un vendedor innato. Un emprendedor debe estar en capacidad de vender no solo sus productos o servicios, si no su visión, sus sueños y objetivos, debe saber vender una concepción de vida a los demás. Sabes por qué necesitas tener habilidades sociales? Porque si quieres construir algo grandioso, tendrás que rodearte de personas que sean mejores que tú, que te complementen tus habilidades y debilidades. Si quieres mejorar tus habilidades sociales, te recomiendo el libro de Dale Carnegie, Cómo Ganar Amigos E Influir Sobre Las Personas, con más de 15 millones de copias vendidas este libro te ayudará a mejorar tu “don de gentes” y a influenciar a los demás, positivamente, para lograr tus objetivos.

4. Te niegas a recibir un No por respuesta:

El emprendedor no es que sea una persona terca, obstinada o difícil; simplemente es una persona enfocada hacia un objetivo claro, que no tiene pensado renunciar y mucho menos desconcentrarse de su meta hasta que no sea alcanzada. Con base a esto, cada vez que un emprendedor recibe un no por respuesta, esta decisión no sólo lo anima a buscar una alternativa diferente, sino que lo compromete aún más a sacar su proyecto adelante. Los emprendedores, a diferencia del resto, han aprendiendo a lidiar con él “No” y a utilizarlo a su favor.

5. Eres y piensas creativamente:

El emprendimiento es una invitación a hacer las cosas distintas. El emprendimiento es tener la capacidad de soñar con los pies en la tierra. Si combinas tu creatividad con tu pasión tendrás como resultado una idea de negocio que mas allá de ser rentable, es una idea que está en capacidad de cambiar el mundo. Si eres de los que vive pensando en cómo hacer las cosas de una manera distinta, si no te conformas con lo que hace todo el mundo, si te cuestionas los dogmas y paradigmas, si te imaginas el mundo funcionando de una manera diferente, y encima estás dispuesto a trabajar para que esto ocurra, tienes una parte esencial del emprendimiento, que es la capacidad de soñar con los pies en la tierra.

6. Eres competitivo por naturaleza: No

No te gusta perder, así de simple. Te molesta cada vez que alguien te supera, ya que eres consciente de que pudiste haberlo hecho mejor. ¿Estás dispuesto a mejorar tus debilidades y fortalecer tus habilidades? Un emprendedor entiende la importancia del cambio y la innovación, es consciente que este mundo se va transformando minuto a minuto, y que cada vez se requieren habilidades nuevas para ser competitivo en el medio que te desempeñas. Aquello que no se mide, nunca tendrá la posibilidad de ser mejorado. Te gusta la competencia porque es una forma que tienes de compararte y de medir tu destreza, no sólo para ver cómo lo hacen los demás sino para medir qué tan preparado estas para triunfar en el mundo del emprendimiento, para saber de qué estás hecho.

7. Estás dispuesto a trabajar duro: Muchas personas dicen que el éxito no consiste en trabajar duro, sino en trabajar inteligentemente. Falso. El éxito es la combinación de ambas, del trabajo duro e inteligente. Y tú, que sientes que tienes lo necesario para ser emprendedor, estás dispuesto a trabajar de ambas maneras. Tienes un perfil emprendedor cuando estás dispuesto a trabajar los fines de semana, cuando encuentras tiempo para dedicarte a tu idea de negocio a pesar de la jornada laboral, la universidad, tus hijos, el televisor o cualquier excusa que puedas tener.

El trabajo duro es sinónimo de constancia, es sinónimo de estar dispuesto vencerte a ti mismo sobre cualquier razón para no hacerlo.

El trabajo duro está por encima de tus placeres momentáneos, de las dificultades y miedos. Miedo incluso a tu propio éxito. Si tienes estás 7 características probablemente tienes lo necesario para ser un emprendedor exitoso. Si solo tienes algunas cuantas, recuerda que el emprendimiento es un hábito y un estilo de vida que puedes desarrollar, y solo necesitas tener la disposición y convicción necesaria para llevar una vida según tus propios términos. Emprende hoy, así tengas una, dos o ninguna señal que indique que tienes lo necesario. Emprende hoy porque es la única forma que tienes de asegurarte de vivir una vida que valga la pena recordar.